La sombra del PPsoe y los jueces del proces

La sentencia del «procès»

Declaración de ISOFyR sobre la sentencia del Procés

Lamentamos profundamente haber llegado a esta situación que se produce después de varios años de ausencia total de un diálogo constructivo entre ambas partes del conflicto, entre nacionalistas españolistas vs catalanistas.

Es cierto que la derecha española a través del TC tumbó el estatuto de autonomía aprobado por amplia mayoría en el Parlament de Catalunya, quizás la excusa inicial del conflicto, aprovechado por la decadente y corrupta CIU como cortafuegos a las movilizaciones que comenzaban a verse en las calles de Barcelona contra sus recortes, tensando así la cuerda entre los dos nacionalismos. El efecto de estás políticas dieron su fruto, alimentando el independentismo y sustituyendo la razón de la lucha de clases por los sentimientos “patrióticos” hacia la independencia.

Llegados a este punto y ante una ausencia de respuesta desde el gobierno de Madrid, los responsables políticos catalanes optaron por una huida hacia adelante. Una huida en la que no midieron los límites, ni la correlación de fuerzas, pero arrastrando con mentiras a una buena parte de la izquierda catalana convencidos de que esta seudo revolución traería un cambio republicano en toda España.

Como consecuencia de todo esto aprobaron en el Parlament de Catalunya las leyes de desconexión del 6 y 7 de setiembre de 2017, convocaron un referéndum el 1 de octubre en base a un falso “derecho a decidir” que llevó a la proclamación y derogación inmediata de la República Catalana y a los disturbios posteriores en las calles.

Por ello entendemos que este asunto se debería haber solucionado o encauzado políticamente y no debería haberse judicializado, pero una vez llevado al Tribunal Supremo y dictado sentencia no queda otra opción que respetarla y acatarla, se trata de una sentencia ajustada a derecho y redactada con argumentos de cara a los acusados y a los tribunales europeos, aunque subjetivamente las penas impuestas nos parecen excesivas.

 

El juez Manuel Marchena, en el acto de apertura del año judicial en la sede del Tribunal Supremo.

🤘¿Truco o Trato?

Lamentablemente y desde meses antes ya se estaba preparando una fuerte respuesta  del nacionalismo catalán a una sentencia que aún no se había producido, una respuesta alentada por Puigdemont  desde su mansión de Waterloo y transmitida a través de su vocero el Sr Torra, presidente de la Generalitat.

Sin embargo todo apunta a que o el asunto se les ha ido de las manos o bien son cómplices directos de la violencia generada en las calles de Catalunya en los días posteriores a la sentencia. Vemos con sorpresa como el president Sr Torra, alienta y jalea las movilizaciones y los cortes de autopista, la ocupación de aeropuertos y el corte de líneas de tren, a la vez que envía a los mossos d’esquadra para reprimirlos creando un complejo ejercicio de bipolaridad extrema.

Por otro lado, percibimos un cambio en ERC, que parece buscar salidas a la enquistada situación de bloqueo en la que nos encontramos, pero que no termina de romper con la línea impuesta por Puigdemont.

Por ello, exigimos la dimisión inmediata de Quim Torra, la disolución del Parlament y la convocatoria de unas nuevas elecciones.

Apelamos a la izquierda nacionalista para que retorne a la lucha de clases, su presencia es necesaria y urgente, al menos en el corto plazo, ante una ley Aragonés que propicia la privatización de lo que aún queda como público, principalmente la educación, una de las leyes más salvajes desde las reformas laborales socialistas y populares y aplicadas religiosamente por los gobiernos convergentes.

Instamos a todas las fuerzas federalistas algunas de ellas cautivas del “lo intentamos desde dentro” a unirse, a luchar para que la vía de la III República Española sea posible, teniendo en cuenta que creemos que es la única opción que dé cabida a una solución territorial estable.

Apelamos a los medios de comunicación a que no ignoren los llamamientos de los que queremos una solución pacífica.  La tremenda polarización hace parecer que no existan vías alternativas. En realidad, existen muchas personas, que de manera fragmentada y en pequeños grupos, luchan por alcanzar puentes y vías de diálogo pacíficas.

Viva la lucha de clases   Viva la III República Española

Estùpidamente correctos

Dictadura del Sistema

Lo estúpidamente correcto, o sea: incorrecto

“Lo políticamente correcto amenaza nuestra profesión”

‘The New York Times’ retiró una viñeta del dibujante portugués António al juzgarla antisemita

António, en su estudio de Lisboa, enseña la viñeta que retiró 'The New York Times'.António, en su estudio de Lisboa, enseña la viñeta que retiró ‘The New York Times’. João Henriques

   En 45 años de profesión, el dibujante António nunca había sido censurado. La racha se quebró cuando The New York Times retiró una de sus viñetas, publicada el 25 de abril en la sección de Opinión, en virtud de un contrato de sindicación de contenidos gráficos, por considerarla “ofensiva” y “antisemita”.

Un Trump ciego es arrastrado por un perro guía que se parece a Netanyahu y que lleva en el collar una estrella de David. “Es una interpretación de unos acontecimientos”, explicaba ayer el dibujante en su estudio lisboeta. “No tengo nada contra los judíos, pero sí contra algunas políticas del Gobierno de Israel. No soy antisemita, sí antisionista. Se ha hecho una lectura fundamentalista del cartoon. Hay un exceso de susceptibilidad por parte de los judíos”.

5_judiosortodoxospederastas.jpg

António Moreira Antunes (Vila Franca de Xira, 66 años) comenzó a publicar en la prensa portuguesa en la Revolución de los Claveles en 1974. Desde entonces ha cosechado todos los premios nacionales y casi todos los internacionales. “El cartoonismo obedece siempre a unas reglas, exageramos una historia y para entenderla utilizamos unos símbolos genéricos. Todo con el fin de bajar del pedestal a las vacas sagradas”, afirma. Los poderosos son su objetivo predilecto, frecuentemente caricaturizados con formas animalescas, pájaros, perros, monos, elefantes, leones…

La respuesta ha sido contundente por parte de The New York Times: retirada de la viñeta, disculpas a los lectores y, días después, una carta del editor, A. G. Sulzberger, donde anuncia represalias contra el responsable de la selección de la viñeta y la cancelación del contrato con Cartoon Arts International que canalizó la obra de António.

“Las reacciones de Trump y de su hijo eran predecibles, las de las redes sociales también, pero la reacción del periódico más importante de Estados Unidos no la esperaba. Creo que ha sido peor el remedio que la enfermedad”, dice el dibujante.

El judaísmo no ha sido su único choque religioso. Tras los colectivos judíos, son los católicos los que más se mueven para frenar la creatividad de António. “Dibujé a Juan Pablo II en 1992 con un preservativo en la nariz, sí; había realizado unas declaraciones contra el uso del condón mientras el sida se extendía. Tres semanas después un grupo ultraconservador empezó a recoger firmas para que mi viñeta se discutiera en el Parlamento. Reunió 28.000 firmas cuando su objetivo era el millón”.

El islamismo también ha sido criticado por António. “Tras los atentados contra Charlie Hebdo participé en debates con líderes de la mezquita de Lisboa y estuve en contra de sus posiciones. Dibujé viñetas contra los atentados, pero en otras estoy a favor de los palestinos. No son temas incompatibles”.

António no ve con optimismo su profesión. “Está amenazada por dos fenómenos, uno es la corriente de lo políticamente correcto. Nuestra razón de ser es la contraria, tenemos que ser exagerados, absolutamente incorrectos para mostrar la realidad desde otro punto. La segunda amenaza es la crisis de la prensa. Cuando hay que cortar gastos se empieza por los dibujantes, cada vez se publican menos viñetas en los periódicos”.

EL MINISTERIO DEL AMOR PROHIBE LOS CHISTES DE MARICONES DESPUES DEL DESFILE DEL DIA DE LA SALCHICHA

El coño de la Bernarda

coodelabernarda

    El origen de Bernarda ha sido más difícil de situar de lo que imaginaba. Podría ser una prostituta de la Sierra de Sevilla, que dejó el pabellón- su pabellón- bien alto, y asunto terminado. Pero, ¿que tenía ese coño que no tuviese otro? ¿Por qué el sentido hoy día es el de una situación o lugar mal organizado y desordenado? ¿Estamos hablando de un coño o de una despensa?

No, no me cuadra lo de la prostitución del todo. Hay otra versión -todo mucho más cercano a la leyenda y al mito que a la realidad- que nos sitúa a Bernarda en Atarfe ( Granada), allá por el siglo XVI. En esta ocasión, es santera, y la historia es de lo más surrealista que he escuchado en mi vida. Se supone que el “método curativo” de Bernarda pasaba por el poder de su entrepierna. Más concretamente, por introducir la mano de quien deseaba curarse, en el coño de la santera Bernarda.

¿De dónde surge la famosa expresión de ‘El coño de la Bernarda’?

¿Que ese año la cosecha iba mal y el agricultor estaba preocupado? Allí que el buen hombre metía su mano y que empezaban a brotar las coles. ¿Que una mujer no se quedaba embarazada? Pues nada nada, el mismo método y allí que paría trillizos. Y así con todos y todas. Porque el coño de la Bernarda no discriminaba ni hacía ascos a ninguna petición. De hecho, al parecer, era tan curativo que su fama se extendió, y se armaban grandes peregrinaciones para básicamente, meter la mano donde no se      debía…Bueno, en este caso, sí se debía.
Pero es que Bernarda y su leyenda da aún para más trama increíble. Dicen que a los años de morir, Bernarda fue desenterrada, y ¿ adivináis qué parte de su cuerpo encontraron intacta? Pues eso. Pero es que , ni cortos ni perezosos, se lo llevaron a la Iglesia del pueblo, lo metieron en una urna dorada, para la adoración de peregrinos que por allí pasaban.

El coño de la Bernarda es declarado Patrimonio de la Humanidad

  • Una cola del INEM invade territorio francés
  • Dos intelectuales se quedan encerrados en una discusión
  • El Rey pregunta si puede ayudar en algo
  • Abre el primer gimnasio para personas que luego no irán
  • Tom Tom lanza un GPS con la voz de tu mujer

La Vida Es sueño

   La Vida Es sueño de Pedro Calderón de la Barca, interpretado por: Julio Núñez, José María Caffarel, Fiorella Faltoyano, Mercedes Barranco, Julio Gorostegui, Víctor Valverde, Paco Sanz, Víctor Fuentes, Juan Lizarraga, Julio Muñoz.

La obra comienza con la violenta entrada en escena de Rosaura que, disfrazada de hombre y acompañada por el gracioso Clarín, llega a Polonia con el propósito de probar su origen noble tras haberla abandonado Astolfo debido a su origen ilegítimo. Cae de un caballo junto a una torre en la que escucha a alguien quejarse de su condición miserable. Se trata de Segismundo. Al descubrirla éste intenta matarla, pero llega en ese instante Clotaldo, tutor de Segismundo y padre de Rosaura (que lo ignora), quien acoge a la joven en el palacio cercano del Rey Basilio. Asistimos entonces al discurso del rey, ante toda la corte y sus sobrinos Astolfo y Estrella, en donde da cuenta del verdadero origen de Segismundo, su hijo, a quien encerró desde su nacimiento por la predicción de un horóscopo en el que se anunciaba que acabaría rebelándose contra él y destronándolo. Ha decidido narcotizarlo y hacerle traer a palacio para poner a prueba su comportamiento. Estrella y Astolfo serán declarados herederos tras casarse si Segismundo prueba la verdad del horóscopo. Rosaura pasa a ser en la corte dama de compañía de Estrella y, a través de diversas estratagemas descubre el doble juego de Astolfo y la identidad de Clotaldo. Entre tanto Segismundo adopta en primera instancia un comportamiento tiránico, avasallando a todos y arrojando a un criado por la ventana. Basilio y Clotaldo deciden dar fin al experimento encerrándole de nuevo bajo los efectos de un narcótico y haciéndole creer que todo ha sido un sueño. El ejército, sin embargo, en nombre del pueblo, se niega a aceptar a un heredero extraño y se rebela, accediendo a la torre para liberar al príncipe Segismundo, al que confunden en primera instancia con Clarín, encerrado también por Clotaldo al intentar chantajear a éste. Segismundo se pone al mando del ejército y Rosaura acude en su ayuda pidiéndole que le ayude a reparar su honor frente a Astolfo. En la lucha muere Clarín. Segismundo, proclamado rey, y aprendida la lección de la prudencia que exigen las circunstancias, manda encerrar en la torre al soldado rebelde que proclamó la revuelta contra el monarca, perdona a Basilio y Clotaldo, casa a Rosaura con Astolfo y él mismo contrae matrimonio con Estrella.

La vida es sueño se publica en la Primera parte / de / comedias / de / Don Pedro Calderón de la Barca / Escogidas por Don Ioseph Calderón / de la Barca su hermano/ […] En Madrid. Por María de Quiñones / A costa de Pedro Coello y de Manuel López. Mercaderes de libros, 1636. En el mismo año de 1636 aparece otra edición de la obra en Parte / treynta, / de comedias / famosas de / varios Autores. / En Çaragoça, / En el Hospital Real y General de Nuestra Señora de / Gracia, con variantes y supresiones, a veces sustanciales. En 1992 José M.ª Ruano de la Haza publica un interesante estudio: La primera versión de «La vida es sueño» de Calderón en donde propone que ésta es, en realidad, la versión de la obra escrita por Calderón, quien después, en el momento de preparar su hermano la editada por Maria de Quiñones, atendería a las correcciones definitivas. Las variantes son muy acusadas y Ruano concluye que la edición de Zaragoza puede tomarse como referente para aclaraciones o para suplir determinados pasajes, pese a que, en general, la edición de Madrid ofrece, por el contrario, parlamentos y diálogos más completos y redondeados. ¿Qué razones le llevan a ello? Ruano echa mano de la experiencia de la práctica escénica. Al creer demostrado que una suelta de la obra, aparecida en Sevilla (Imprenta de Francisco de Lyra), puede datarse entre 1632-34, y aplicando el hecho habitual de que transcurrían unos cuatro o cinco años entre el estreno efectivo de una obra y su primera impresión -lapso del tiempo en el que una compañía agotaba el potencial comercial de la comedia- deduce que La vida es sueño bien pudo escribirse entre 1627-1629. En dicha suelta, atribuida por cierto, según la impresión, a Lope de Vega, se declara que la representó Cristóbal de Avendaño, muerto antes de 1635. Además, todas las obras incluidas en esa Primera Parte de Madrid al cuidado de Joseph Calderón pueden ser fechadas antes de 1630. De resultas de esta hipótesis, seis o siete años después de que Calderón escribiera La vida es sueño, y aprovechando que en 1635 se levanta la prohibición de imprimir comedias en Castilla, Calderón decide imprimir sus comedias. Ruano cree que Calderón no contaba con el manuscrito original, que habría vendido al autor de comedias (es decir, al director de una compañía) Cristóbal de Avendaño, y que tendría que usar alguna impresión primeriza de la obra, como la citada suelta de Sevilla. El resultado fue que él introdujo ya variantes sustanciales, no ya simples correcciones de errores sino, a juicio de Ruano, variantes conscientemente ideológicas, como la supresión de ciertas referencias a la justicia divina, a la ley natural etc. Vamos a asumir esta hipótesis: dar por hecho una doble redacción o, al menos, una cuidada reflexión de Calderón entre lo que deja escrito y vende apresuradamente a una compañía teatral para que explote comercialmente La vida es sueño en torno a 1629 y el texto que vuelve a reescribir o corregir hacia 1636 con motivo de la publicación del primer volumen de sus obras.

Al cotejar la cuidada edición de José M.ª Ruano de la Haza de esa primera versión que se imprimiría en Zaragoza con la que se integró en la Primera Parte de Comedias (Madrid, 1636) podemos encontrar variantes, en efecto, significativas:

a) Una clara basculación hacia la precisión del mapa pasional y, hasta cierto punto, del énfasis y victimismo románticos del sujeto protagonista. Lo que antes de 1630 era «desierto laberinto» (v. 8) en 1635 es «confuso»; la Rosaura que se define «sola» (v. 13) antes de 1630, en la segunda versión se revela «ciega». El Segismundo que en la primera versión clamaba simplemente «en llegando a esta ocasión» se sustituye con mayor tino de mismidad subjetiva en la versión posterior por «en llegando a esta pasión». El abismo pasional se subraya y extrema en la elección del léxico, como se observa en variantes del tipo «con cuya soberbia dijo» (v. 707) por «con cuya fuerza dijo» (v. 705 de la segunda versión). Variantes que, en ocasiones, son perturbadoramente pesimistas, como cuando se modifican more Schopenhauer ciertas adjetivaciones referentes a la naturaleza que deja de ser «madre (v. 1027) para ser “muda”» (v. 1020 de la segunda versión), indicando el desplazamiento hacia una visión hostil de una naturaleza contraria y aislante. Estas variantes que tienen por cometido poner el acento en la condición romántico-heroica del protagonista culmina en las palabras finales de Segismundo. En la primera versión (vv. 3285-97) éste diluye la metáfora de la vida que pasa como sueño en la del theatrum mundi (metáfora que habría de desplegar dramáticamente en torno a 1633 fecha del auto sacramental El gran teatro del mundo), mientras que en la versión definitiva (vv. 3305-19) Segismundo se demora en el sentimiento abismal y angustiado del sujeto.

Al cotejar la cuidada edición de José M.ª Ruano de la Haza de esa primera versión que se imprimiría en Zaragoza con la que se integró en la Primera Parte de Comedias (Madrid, 1636) podemos encontrar variantes, en efecto, significativas:

a) Una clara basculación hacia la precisión del mapa pasional y, hasta cierto punto, del énfasis y victimismo románticos del sujeto protagonista. Lo que antes de 1630 era «desierto laberinto» (v. 8) en 1635 es «confuso»; la Rosaura que se define «sola» (v. 13) antes de 1630, en la segunda versión se revela «ciega». El Segismundo que en la primera versión clamaba simplemente «en llegando a esta ocasión» se sustituye con mayor tino de mismidad subjetiva en la versión posterior por «en llegando a esta pasión». El abismo pasional se subraya y extrema en la elección del léxico, como se observa en variantes del tipo «con cuya soberbia dijo» (v. 707) por «con cuya fuerza dijo» (v. 705 de la segunda versión). Variantes que, en ocasiones, son perturbadoramente pesimistas, como cuando se modifican more Schopenhauer ciertas adjetivaciones referentes a la naturaleza que deja de ser «madre (v. 1027) para ser “muda”» (v. 1020 de la segunda versión), indicando el desplazamiento hacia una visión hostil de una naturaleza contraria y aislante. Estas variantes que tienen por cometido poner el acento en la condición romántico-heroica del protagonista culmina en las palabras finales de Segismundo. En la primera versión (vv. 3285-97) éste diluye la metáfora de la vida que pasa como sueño en la del theatrum mundi (metáfora que habría de desplegar dramáticamente en torno a 1633 fecha del auto sacramental El gran teatro del mundo), mientras que en la versión definitiva (vv. 3305-19) Segismundo se demora en el sentimiento abismal y angustiado del sujeto.

estoy temiendo en mis ansias
que he de despertar, y hallarme
otra vez en mi cerrada
prisión.

La mera constatación didáctica del theatrum mundi (pues en 1635 Calderón ya ha escrito el auto y no desea insistir en un emblema ético ya gastado) da paso a una suerte de nostálgico «collige, virgo, rosas» para apurar el instinto vital al que quiere aferrarse:

Sabed si el verme hoy espanta,
que fue mi maestro un sueño que me dice y desengaña
que es una dulce mentira
cuanto en esta vida pasa:
porque cuando desperté,
todo es viento, todo es nada.
Bien como el representante,
que habiendo sido un Monarca,
vuelve a ser esclavo vuestro,
cuando la Comedia acaba;
y humildemente os suplica,
que le perdonéis las faltas.

¿Qué os admira? ¿Qué os espanta?
si fue mi maestro el sueño,
y estoy temiendo en mis ansias,
que he de despertar, y hallarme
otra vez en mi cerrada
prisión, y cuando no sea
el soñarlo solo basta:
pues así llegué a saber
que toda la dicha humana
en fin pasa como sueño;
y quiero hoy aprovecharla
el tiempo que me durare,
pidiendo de nuestras faltas
perdón, pues de pechos nobles
es tan propio el perdonarlas.

b) Asimismo encontramos una marcada voluntad por subrayar en Segismundo (y en los personajes, en general) una mayor inclinación a convertirse en sujetos de un experimento pedagógico o ético, de un problemático y costoso mejoramiento de su carrera vital con el objetivo de la elevación al plano de la racionalidad. En la versión anterior a 1630 (v. 137) Segismundo reclamaba «tener más instinto» que las criaturas que le rodean, mientras que en la escrita en torno a 1635 reivindica no el «instinto» sino «el distinto». Es decir, proclama la capacidad de distinción, vale decir, de discernimiento para involucrar al individuo en sus necesidades comunicativas con el entorno, con el logos y lo sentidos en general: si en la primera versión Segismundo expresaba su aislamiento nocional a través de las palabras «aunque yo jamás traté» (v. 219), en la segunda especifica: «y aunque nunca vi ni hablé».

La leyenda del Roble

roble arbol inglaterra

Érase una vez un árbol muy grande, un roble fuerte y robusto que habitaba en un campo. Era el único árbol que allí se encontraba y vivía en soledad. Pero los robles grandes, robustos y viejos son árboles de mucha experiencia, son los sabios del reino vegetal. Un día un águila que surcaba los cielos volaba por cielo azul disfrutando de un cálido día de verano cuando, buscando algo que comer en la tierra, vio al árbol solo en aquel campo verde. No tenía mucha hambre así que se olvidó de la caza y fue a hablar con el árbol:

– Hola Roble.

roble de saturmix

Siempre me he preguntado cómo pueden vivir los árboles siempre en el mismo sitio sin conocer otras tierras ni disfrutar de otros parajes. Pero tú además vives solo, ni siquiera en un bosque rodeado de tus iguales. ¿Tu vida es plena?
– Hola Águila.

Las cosas no son siempre lo que parecen. Yo vivo solo porque hace muchos años un incendio hizo que todo el bosque que me rodeaba acabase en cenizas. Hoy, un campo verde y bonito me rodea y soy único aquí. Es cierto que fue una pérdida la de mis congéneres, pero ya lo he superado. Ahora soy un árbol que asombra a los que por aquí concurren porque disfrutan de mi majestuosidad y lo que me hace ser tan bonito es que soy único. Todos somos siempre únicos, pero cuando hay muchos juntos, no siempre se nota esa diferencia. Si miras a todos en conjunto creerás que todos somos iguales, pero si empiezas a conocer uno a uno a todos y cada uno de mi raza verás que cada cual tiene sus cosas y que unos causarán impresiones muy buenas en ti pero que olvidarás en seguida, otros no te causarán una impresión inicial pero luego lo recordarás y verás que era especial, otros desde el principio hasta el fin denotaran sus cuestiones. Otros, en cambio, no los aguantarás, otros te dejarán indiferente y otros frío. Yo soy un árbol que consigo hacer ver a todo el mundo que todos somos únicos, pero también enseño que no deberíamos esperar a que fuese tan evidente esa unicidad sino que en un conjunto, cada elemento es diferente, único.

roble de saturmix
– Es cierto. Pero reitero parte de mi observación: ¿no te gustaría poder viajar, cambiar de sitio y estar en otros lugares?
– Amigo, que tú puedas volar y cambiar de lugar y yo esté fijo en un lugar en concreto no significa que yo no esté en otros sitios. Tú has viajado por el mundo y yo siempre he estado aquí. Pero te diré una cosa: tú has estado en China, ¿verdad? Pero ahora no estás allí.
– Claro que no, estoy aquí.
– Pues yo estoy ahora aquí, pero también en China y en América y en gran parte del mundo.
– No lo puedo creer.
– La próxima vez que vayas por China, baja en cualquier sitio y pregunta: ¿Roble, estás aquí? Y aprenderás una valiosa lección.

Unos meses más tarde, el águila surcaba los cielos de China y entonces recordó a Roble.

Dispuesta a comprender qué quiso decir éste, el águila descendió en un bosque y preguntó: ¿Roble, estás aquí? De repente, un árbol que escuchó al águila respondió:
– Hola, ¿buscas al sabio Roble que ayudó al reino vegetal a aprender que todos somos únicos?
– Sí, así es. Me dijo que él estaba aquí también.
– Claro que está aquí. Y en otros sitios. Y ahora que tú le has recordado, también estará donde tú vayas.

Ese día el águila aprendió la lección. No importa los lugares en los que hayas estado ni cuánto de lejos o distancia hayas viajado. Lo que importa de veras es que allí donde hayas estado o donde no hayas estado, hayas dejado un rastro tuyo impreso en alguna persona que te haya conocido. Porque los lugares importantes están en el corazón de las personas, no en un punto del mapa. Lo importante no es viajar a muchos sitios, sino dejar marca en muchos.

 

La Santa Muerte / Saint Death

Cada vez son más personas las que se cautivan en seguir el culto de la “Santa Muerte”, no solo en México, sino también en Estados Unidos e incluso en Europa. Este culto es uno de los más “eclécticos”, porque sus rituales no se enfocan solamente a un solo propósito
que la santa muerte puede cumplir, según sus seguidores, sino que puede ser usado para diversos propósitos, dependiendo lo que el creyente desee y le pida en sus rezos a la santa muerte. Y hay para todas las cosas. La creencia de los que dan culto a la Santa
Muerte, reúne muchos sentimientos en ellos, como pensar que esta “cadavérica deidad” puede ayudarlos en sus necesidades, problemas personales, control del destino, prosperidad económica, sanidad en sus enfermedades, protección contra los enemigos, así como
también incluso pedirle venganza y castigos contra quienes les han hecho daño. Sus devotos manifiestan que la Santa Muerte puede incluso “cambiar vidas para bien”, ya sea drogadictos, alcohólicos etc. Por otro lado hay mucha superstición e idolatría por parte
de los creyentes de la Santa Muerte en su culto.

Es impactante ver la imagen de la Santa Muerte y todos los rituales que giran alrededor de su culto, para los que no comparten esta fe en ella es motivo de horror, pero para los que han depositado su fe en la Santa Muerte, puede ser una experiencia muy especial,
atrayente, estimulante, y que los hace sentir muy protegidos de toda aquella adversidad que se presente en la vida diaria de cada uno de ellos, la apariencia esquelética de la niña blanca no espanta a aquellos que se encomiendan a ella, le hacen oraciones
y le dan ofrendas de todo tipo. Las promesas que se le hacen a cambio de favores son el pan de cada día también, algunos devotos niegan que la Santa Muerte se cobre con la vida de aquellos que no cumplen sus promesas, otros han manifestado que si puede quitar
la vida si no se le cumplen sus promesas.

No es un culto practicado únicamente por la delincuencia (aunque tenga su origen moderno ahí) sino también por diferentes tipos de personas y trasfondos, tanto de bajos recursos como de una alta posición económica, la mayoría de los seguidores de la Santa Muerte
se dicen “católicos”, existen también otros adeptos que no tienen ninguna religión y su única creencia es este culto a la niña blanca. La iglesia católica romana se opone a este culto, muchas personas piensan que pueden ser católicos y al mismo tiempo practicar
este culto de la santa muerte.

En un libro de apologética católica romana contra la Santa Muerte y otras supersticiones, el P. Jorge Luis Zarazúa Campa admite y muestra lo siguiente:

“Tanto se ha extendido su culto que muchos católicos la consideran un santo más de la Iglesia Católica, tal vez porque sus promotores se encargan de difundirla con métodos similares a la forma en que se promueven las devociones católicas (rosarios, procesiones,
“misas”, etc), precisamente para atraer y atrapar a los católicos más desprevenidos y desorientados……Se puede considerar a la Santísima Muerte como una mutación más del amplio y polimórfico panteón de figuras poderosas del catolicismo, de su santoral,
sistema de creencias y rituales, y entrever su importancia como un ejercicio más de su flexibilidad ante los nuevos tiempos, las nuevas realidades vivenciales de sus fieles. Se puede hablar de un culto “caníbal” o fagocitador, que devora y asimila a otros
santos y figuras de poder místico/espiritual, así como a otros referentes étnicos y nacionales del catolicismo “Virgen de la Covadonga”, “Virgen de la Caridad del Cobre”, “Santo Ángel de la Guarda”. (2)

Este sincretismo lleva a los creyentes de la Santa Muerte a adoptar doctrinas y rituales similares a los del catolicismo romano, es por eso que muchos que se consideran “católicos” se sienten más cómodos en rendirle culto también a la niña blanca, ellos integran
el culto a la Santa Muerte con el culto de “santos y vírgenes” que también es muy amplio en el catolicismo latinoamericano. No hay problema para el creyente de la Santa Muerte en creer ambos cultos, si la petición no la concede determinado “santo” o “virgen”,
ahí está la Santa Muerte que es muy cumplidora, según los testimonios de los creyentes, y en muchos de los casos la Santa Muerte ya tiene el lugar principal en cuestión de peticiones, fe y resultados, muy por encima de los santos y vírgenes.

El culto a la Santa Muerte está sobrepasando en devoción, venta de imágenes, y confianza, en muchas maneras, tanto a los “santos” católico romanos, como a la Virgen de Guadalupe y otras, ya los devotos de la Santa Muerte hablan también de “apariciones” de la
niña blanca, en donde ella les pide edificarle altares. Las cadenas de oro de la Santa Muerte en el pecho de los creyentes o de otros tipos de material, también son muy comunes en sus seguidores. Muchos devotos manifiestan que el culto a la Santa Muerte es
tan legítimo como lo es la Iglesia Católica Romana. A cualquiera que presenta objeciones y critica al culto a la Santa Muerte, sus devotos son rápidos en señalar a esa persona diciéndole:

* Lastima que no la conozcas a la flaquita.

* Si no crees en ella, rétala a ver cómo te va.

* Eres ignorante.

* Cuando tú te mueras te vas a ir con la Señora (es decir la Santísima Muerte).

* El mismo Jesucristo cuando se murió, se fue con la Señora.

El creyente de la Santa Muerte en estos 5 argumentos principales y populares que generalmente presenta en defensa de su culto, parte de falsas presuposiciones. El primer argumento es un error, conocemos como se origina y como está establecido el culto a la
Santa Muerte, también sabemos que ellos han deificado el fin de la existencia terrenal de una persona. La muerte no es un ser, es el término de la vida terrenal de una persona, simplemente, aunque también es asociada con Satanás (Hebreos 2:14).

El segundo argumento parte de una percepción de deificación inexistente, que le otorga poderes omnipotentes y de autoridad a la muerte, es una manera preconcebida de medrentar a aquellos que niegan la validez del culto a la Santa Muerte y difieren de ellos.
El tercer argumento nuevamente es al contrario, son los creyentes de la Santa Muerte los que ignoran el fundamento de su creencia, incluso muchos han dicho que no les interesa investigar cómo se origina su culto, ¿miedo a la verdad? ellos creen que todo lo
referente a la Santa Muerte es verdad y no quieren saber nada más, no les interesa.

El cuarto argumento es una petición de principio, hay errores en los postulados anteriores, y en este punto en donde se pretende probar que el culto a la Santa Muerte es representado por una “Señora divina” y que nos iremos con ella el día que muramos (negando
la vida eterna en Cristo) cuando los puntos anteriores no pueden ser probados. Se apoya la premisa con la conclusión, no hay pruebas, es un argumento circular. El quinto argumento es una falacia non sequitur (no se sigue). No se puede deducir y concluir de
las premisas anteriores en favor de la Santa Muerte, que Jesucristo se fue “con la Señora”, porque no hay ninguna “Señora” que se lo haya llevado, Jesús fue recibido en el cielo y se sentó a la diestra de Dios (véase Marcos 16:19, Hechos 1:11 ), la Santa Muerte
no ocupa ningún lugar en la Trinidad divina. Jesús dijo en la cruz: “Padre, en tus manos encomiendo, mi espíritu” (Lucas 23:46). Jesús no dijo: “Señora Santa Muerte en tus manos encomiendo mi espíritu”.

undefined

¿Apariciones de la Santa Muerte?

Santiago Velázquez era velador en un parque se le apareció a la medianoche la Santa Muerte y le pidió que le erigiera un altar. Unos cuantos días después Santiago empezó a construírselo en el kilómetro catorce de la Ribereña, justo a un lado de un altar a la
virgen del Murillo. Hoy el altar se convirtió en un pequeño santuario donde existen decenas de nichos con la imagen de la figura, y a donde vienen todo el día creyentes. (3).

Resulta similar la petición de la “aparición” de la Santa Muerte a Santiago de que le “erigieran un altar”, con el mensaje de la aparición de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego de “erigirle un templo”. ¿Invento Santiago esta historia de la aparición de la
Santa Muerte y su petición, como paralelo a la aparición guadalupana para darle credibilidad al culto de la niña blanca? es posible, y en caso de que Santiago no hubiera inventado este relato, también es posible que se pudiera tratar de un espíritu engañador
(1 Timoteo 4:1). Muchos creyentes, que le tienen fe a la santa muerte como Angélica López, dicen que es más eficaz que los “santos” católico romanos y la “Virgen” de Guadalupe”:

“Le pedí algo a la Santa Muerte y me lo concedió. Ahora vengo cada viernes a dejarle una veladora…Yo le había pedido el mismo favor a san judas Tadeo y a la virgen de Guadalupe, pero no me ayudaron. Una amiga me dijo que se lo requiriera a la Santa Muerte,
y si me ayudo.” (4)

La vela que dejo Angélica en la capilla es negra. Según los creyentes de la Santa Muerte, cada color de las velas tiene un significado distinto. La blanca es para la salud, la amarilla para el dinero y así. En el caso de la negra, esta es la que ayuda para
“las cosas difíciles”. La negra es la vela más solicitada. (5)

El periodista mexicano Diego Enrique Osorno nos relata lo que observo en esos “santuarios de la santa muerte”:

“No todos los nichos que hay aquí son de Santiago, sino de diversas personas que llegan y los instalan. Uno de ellos es propiedad de un curandero húngaro que vive en Matamoros y otro “es de una señora de Ciudad Miguel Alemán, que construyo el altar más grande
y que siempre le deja Buchanan’s y buenas cosas a la santa”. La presencia de dos forasteros (viajo acompañado por el foto-periodista Víctor Hugo Valdivia) no perturba a las personas que están en el pequeño santuario. “Los que vienen con mal contra ella, mal
se llevan”, explica confiada una de las mujeres que cuidan de vez en cuando los altares que hay aquí. Lo dice sin que sus palabras suenen a amenaza. Luego platica que hace tiempo vino una mujer borracha durante la madrugada y comenzó a gritarle insultos a
la Santa Muerte. “Y lo que paso fue que a la siguiente semana apareció muerta”. (6)

Son muchos los testimonios que se cuentan por parte de los adeptos de la Santa Muerte con respecto a aquellos que se “burlan o insultan” a su niña blanca y posteriormente se mueren por hacer eso. Y también de su “poder milagroso”, la confianza total en la Santa
Muerte por parte de los creen en su culto se nota, son fervorosos, dedicados, y puntuales a los requerimientos rituales y devocionales que se demanda en este culto. Muchos devotos han declarado que la fe de ellos primero es en Dios y después en la Santa Muerte,
a lo que habría que agregar que Dios no dijo que se le tuviera fe y se le rindiera culto a la Muerte, sino solo a Él (Mateo 4:10). Si no se conoce la Palabra de Dios ¿Cómo podremos afirmar lo que Dios dijo, o no dijo, aprueba o no aprueba?. La mayoría de los
devotos de la Santa Muerte no conocen la Escritura, otros la conocen poco, y muchos otros la rechazan. Hay oraciones que son directamente a la Santa Muerte, otras en donde se pide a Dios que ella sea su “abogada”, blasfemando y contradiciendo 1 Juan 2:1 que
dice:

“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”.

En su novela La Santa Muerte, el escritor Homero Aridjis dice que alrededor del culto a la figura se dan dos fenómenos: “El de la gente que pide favores o milagros para tener trabajo, salud o comida, y el de los hombres del poder económico, político o criminal,
quienes curiosamente le solicitan venganzas o muertes” (7). Hay mucho whisky, tequila, ron y tabaco como ofrenda. Eso le gusta a la Santísima, dicen. De vez en cuando, sobre todo por las noches, algún creyente llega con un conjunto norteño cantando el corrido
de la Santa Muerte que hizo famoso por acá a Beto Quintanilla. (8). También hay imágenes de la Santa Muerte forradas de billetes de 100 dólares, o pesos, en otras imágenes se puede encontrar de la misma manera “ofrendas” de chocolate, marihuana, cerveza, dulces,
y comida.

A statue of Santa Muerte. Credit: Toni Francois.

The skeletal female figure has a growing devotion in Mexico, Central America, and some places in the United States, but don’t be fooled by the Mary-like veil or the holy-sounding name.

She’s not a recognized saint by the Roman Catholic Church. In fact, in 2013, a Vatican official condemned devotion to her, equating it to “the celebration of devastation and of hell.”

“It’s not every day that a folk saint is actually condemned at the highest levels of the Vatican,” Andrew Chesnut, a Santa Muerte expert who has been studying the devotion for more than eight years, told CNA.

Chesnut is the Bishop Walter F. Sullivan Chair in Catholic Studies at Virginia Commonwealth University and author of “Devoted to Death: Santa Muerte, the Skeleton Saint,” the only English academic book to date on the subject.

Despite her condemnation from on high, Santa Muerte remains increasingly popular among criminals, drug lords and those on the fringe of society, as well as cultural Catholics who maybe don’t know (or care) that she is condemned by the Church.

“She’s basically the poster girl of narco-satanic spirituality,” Chesnut said.

According to Chesnut’s estimates, Santa Muerte is the fastest growing religious movement in the Americas – and it’s all happened within the past 10-15 years.

“She was unknown to 99 percent of Mexicans before 2001, when she went public. Now I estimate there’s some 10-12 million devotees, mostly in Mexico, but also significant numbers in the United States and Central America,” he said.

The roots of Santa Muerte

Although she has recently exploded in popularity, Santa Muerte has been referenced in Mexican culture since Spanish colonial times, when Catholic colonizers, looking to evangelize the native people of Mexico, brought over female Grim Reaper figures as a representation of death, Chesnut said.

But the Mayan and Aztec cultures already had death deities, and so the female skeletal figure became adopted into the culture as a kind of hybrid death saint.

She’s also mentioned twice in the historical records of the Inquisition, when Spanish Catholic inquisitors found and destroyed a shrine to Santa Muerte in Central Mexico. After that, Santa Muerte disappeared from historical records for more than a century, only to resurface, in a relatively minor way, in the 1940s.

“From the 1940s to 1980s, researchers exclusively report Santa Muerte (being invoked) for love miracles,” Chesnut said, such as women asking the folk saint to bring back their cheating husbands.

She then faded into obscurity for a few more decades, until the drug wars brought her roaring back.

Image of Franchise - Santa Muerte - CD

What’s the appeal of a saint of death?

Part of the attraction to Santa Muerte, as several sources familiar with the devotion explained, is that she is seen as a non-judgemental saint that can be invoked for some not-so-holy petitions.

“If somebody is going to be doing something illegal, and they want to be protected from the law enforcement, they feel awkward asking God to protect them,” explained Fr. Andres Gutierrez, the pastor of St. Helen parish in Rio Hondo, Texas.

“So they promise something to Santa Muerte in exchange for being protected from the law.”

Devotees also feel comfortable going to her for favors of vengeance – something they would never ask of God or a canonized saint, Chesnut said.

“I think this non-judgemental saint who’s going to accept me as I am is appealing,” Chesnut said, particularly to criminals or to people who don’t feel completely accepted within the Mexican Catholic or Evangelical churches.

The cultural Catholicism of Mexico and the drug wars of the past decade also made for the perfect storm for Santa Muerte to catch on, Chesnut explained. Even Mexicans who didn’t grow up going to Mass every Sunday still have a basic idea of what Catholicism entails – Mass and Saints and prayers like the rosary, all things that have been hi-jacked and adapted by the Santa Muerte movement.

“You can almost see some of it as kind of an extreme heretical form of folk Catholicism,” he said. “In fact, I can say Santa Muerte could only have arisen from a Catholic environment.”

This, coupled with the fact that Mexican Catholics are suddenly much more familiar with death, with the recent drug wars having left upwards of 60,000 – 120,000 Mexicans dead – makes a saint of death that much more intriguing.

“Paradoxically, a lot of devotees who feel like death could be just around the corner – maybe they’re narcos, maybe they work in the street, maybe they’re security guards who might be gunned down – they ask Santa Muerte for protection.”

Why she’s no saint

Her familiarity and appeal is actually part of the danger of this devotion, Fr. Gutierrez said.

“(Santa Muerte) is literally a demon with another name,” he said. “That’s what it is.”

In his own ministry, Fr. Gutierrez said he has witnessed people who “suffer greatly” following a devotion to the folk saint.

Fr. Gary Thomas, a Vatican-trained exorcist for the Diocese of San Jose, told CNA that he has also prayed with people who have had demonic trouble after praying to Santa Muerte.

“I have had a number of people who have come to me as users of this practice and found themselves tied to a demon or demonic tribe,” he said.

Fr. Gutierrez noted that while Catholics who attend Mass and the sacraments on a regular basis tend to understand this about Santa Muerte, those in danger are the cultural Catholics who aren’t intentionally engaging in something harmful, but could be opening the door to spiritual harm nonetheless.

Elizabeth Beltran is the parish secretary at Cristo Rey Church, a predominantly Latino Catholic parish in Lincoln, Nebraska.

Beltran, who grew up in Mexico and whose family is still in Mexico, said she started noticing Santa Muerte about 15-20 years ago, but she hasn’t yet noticed the presence of the devotion in the United States.

Besides narcos and criminals, the folk saint also appeals to poor, cultural Mexican Catholics or those who are simply looking for something to believe in, Beltran said.

“People who don’t know their faith very well, it’s very easy to convince them” to pray to Santa Muerte, she said. It’s common practice in Mexico for people to mix superstitious practices with Catholic prayers like the Our Father or the Hail Mary, in order to gain trust in the Catholic culture.

Besides her demonic ties, she’s also a perversion of what the practice of praying to saints is all about, said Fr. Ryan Kaup, a priest with Cristo Rey parish.

“What we venerate as saints are real people who have chosen this life to follow the will of our Lord and have done great things with their lives, and now they’re in heaven forever, and so that’s why we ask for their intercession,” Fr. Kaup said.

“So taking this devotion and this practice that we have of asking for this saint’s intercession and twisting it in such a way as to invoke this glorified image of death is really a distortion of what we believe is true intercession and truly the power of the saints.”

Because of her growing popularity in the United States, Fr. Gutierrez said he is hoping that bishops and Catholic leaders in the U.S. become more aware of the danger of the Santa Muerte devotion and start condemning it publically.

“I would love to hear something on a national level, from the U.S. conference of Catholic bishops or from local bishops speaking about it publicly,” he said. “I think that would be one way to really call it to attention.”

Fr. Thomas added that honoring a saint of death is a corruption and distortion of what Christians belief about Jesus, who came to give us eternal life.

“‘Saint Death’ is an oxymoron. God is a God of the living, not the dead.”

El fundador de la Iglesia

La Iglesia Católica Apostólica Romana fue fundada por el Emperador Romano Constantino el grande en el año 313 d.C. de acuerdo al edicto de Milán. Para aquel entonces Roma competía con otras dos ciudades como epicentro de la cultura cristiana: Antioquia y Alejandría, cada una con un patriarca propio, para acabar esta situación y aprovechando la ventaja que le daba su alianza con Constantino. Cuando el Emperador Constantino el grande convoca el primer concilio de la Iglesia Católica (concilio de Nicea) fue con la finalidad de unificar criterios en torno a la figura de Jesús y su doctrina pero a conveniencia de la Iglesia Católica como religión. Para aquella época existía dentro de los territorios romanos un buen grupo de religiones y cultos aceptados que gozan de mucha popularidad, los cuales fueron adaptados a la religión católica para darle continuidad.

Luces Navidad